Amigos y compañeros en la lucha por la dignidad del ser humano y el respeto a nuestro hogar (Mapu, Pacha, Ivy), LA TIERRA:

Estimo que Repsol (como los FFCC de los ingleses y demás muertos que nos dejaron) y el gobierno estaban de acuerdo en pasarnos el muerto ‘alardeando’ los primeros y ‘pataleando’  o haciendo en España teatro de indignación los últimos, por la promocionada ‘expropiación’.

Seguramente hubo acuerdos subyacentes previos y ocultos porque ambos defienden a ultranza el capitalismo y el poder (algo parecido a la parafernálica ‘pelea’ gobierno/clarín: no merecen ir con mayúscula) de seguir extrayendo ‘para ellos’ por diversos motivos que cada uno de nosotros puede imaginar.

¡QUÉ CASUALIDAD: AHORA ESTÁN DE LA MANO COMO NOVIOS PARA EXPLOTAR NUESTROS RECURSOS!!! UN NOVIAZGO ESCONDIDO CON QUINTILLIZOS EN PUERTA!

Realmente siempre nos han mentido, desde el 25 de mayo. Como dice un compañero de Waj Mapu: “quién dice la verdad ¿Arroyo o Urribarri?  Uno de los dos o los dos hacen lo imposible por mentir y ocultar. También los invasores de los siglos XVI-XVIII nos mintieron pero fueron más transparentes en sus objetivos extractivistas y genocidas apoyados en su clásico y vergonzozo ‘primermundismo’. Por eso, sin inhibición nos sacaron todo, nos esclavizaron y nos regalaron la hiper institución más imperial, absolutista y fastuosa ‘al divino gas’ (muchísimo más que el imperio romano)  imaginable en este planeta. Por otra parte, matriz estratégica ideológica y política genial (hay que reconocerlo) que sigue actuando como potencia disfrazada de ‘divina’ al servicio de un sistema que somete alegremente a la humanidad de un continente con muchos miles de años de historia, de arte, ciencia, tecnología incomparable, organizaciones increíbles (por ej.: el Tahuantinsuyo), cosmovisiones y mitologías con profundo contenido simbólico e ideológico, sin duda legítimas y hasta superiores a las bíblicas y orientales que construyeron un verticalismo y machismo desopilante que con recursos ‘sagrados’ (mayúscula hipocresía) intentan apoderarse de la clásica libertad y del respeto a la naturaleza de la humanidad de ABYA YALA, de la ‘tierra en crecimiento’ o ‘tierra fecunda’, en la que NO SOMOS “los reyes” (¡qué soberbia absurda!) sino parte de ella, como toda la cadena evolutiva de los seres vivientes.

QUIZÁ NO GANEMOS ESTA BATALLA (como tantas otras que nos vienen ganando en beneficio exclusivo de unos pocos, de aquí y de allá) pero estamos aprendiendo a no dejarnos engañar. Y créanme: muchos de nuestros políticos nos mienten involuntariamente porque están dentro de la matriz occidental y “no saben” como salir. Ojalá de a poco también ellos piensen por sí mismos y lo hagan DESDE NUESTRA MARAVILLOSA HISITORIA DE NO MENOS DE 40.000 AÑOS.

No aflojemos! mi saludo a todos. Juan José