«Por diversos motivos y circunstancias, un considerable sector de la humanidad supone pertenecer a una u otra institución religiosa que, al amparo de algún dios, intenta normar su devenir y asegurarle un supuesto destino final en un más allá cósmico. El catolicismo es una de estas instituciones, quizá la más respetada, temida y tenida en cuenta por su indiscutible poderío sobre las conciencias y los regímenes de occidente.

Según el autor de la presente obra, el mecanismo de proyectar alguna dimensión ‘trascendente’ o algún ‘más allá’, aparece como una espontánea y legítima estrategia de supervivencia psico-social desde el origen mismo del hombre. En efecto, de alguna manera, todos los pueblos del planeta de todos los tiempos, desde que el homo es consciente de sí mismo, de sus límites y de su propia muerte, generó esta estrategia que, de hecho, los individuos y los grupos consideran legítima y útil para explicarse la realidad y hacer más comprensible y menos angustiante el devenir complejo y limitado de su vida.

Desde esta perspectiva, las instituciones emergentes que se autocalifican ‘mediadoras’ entre algún dios y el hombre, generalmente se transforman en una mera o vulgar estrategia de supervivencia por parte de sectores inescrupulosos y, a veces, confundidos. En la hipótesis de Rossi, utilizar en forma corporativa o individual esa tendencia recurrente de nuestra especie y, además, instrumentarla para lograr privilegios en la sociedad y poder sobre las conciencias, es abusivo y absolutamente distorsionante de la realidad. Sobre todo si los sectores que se atribuyen semejante función surgieron de un fraude histórico flagrante, como es el caso del catolicismo.

En la actual coyuntura científica de la humanidad, cabe preguntarse con absoluta sinceridad por qué todavía mucha gente cree en seres superiores de otro mundo y, en especial, por qué deposita su confianza en supuestos intermediarios como el catolicismo, aparentemente intocable, y en sus ampulosas jerarquías y ejército fiel u obsecuente de sacerdotes que viven a costa de los creyentes. Una obra para leer despojándose de prejuicios y para reflexionar o polemizar con el autor en bien de uno mismo, ya sea para afirmarse en las propias convicciones ya para abrir los ojos hacia una dimensión crítica y realista de la existencia.»

Ver libro